La respuesta sencilla es exactamente la misma que con la mayoría de preguntas respecto a la crianza de un hijo o hija adolescente: el apoyo de los padres es fundamental. Existe evidencia que comprueba que el veganismo puede ser sinónimo de un excelente cuidado de la salud. Pero también hay personas que abordan el veganismo desde una perspectiva incorrecta que puede promover desórdenes de conducta alimenticia y carencias nutricionales. Para un adolescente, la diferencia está en el tipo de apoyo que los padres promueven o la ausencia del mismo.

Debemos empezar por cuestionarnos de dónde viene el entendimiento usual de lo que es una dieta saludable. El concepto actual de una alimentación saludable está mayormente construido a través de la publicidad y muchos productos que son publicitados como “saludables” no están cerca siquiera de aportar beneficios similares a lo que las frutas y los vegetales frescos ofrecen.  Desde ese punto de vista, cualquier decisión alimenticia que integre más frutas y vegetales frescos es positiva.

Pero el veganismo involucra ciertas restricciones nutricionales y, por lo tanto, eleva el nivel de responsabilidad que las personas asumen sobre los alimentos que eligen para sí mismos. No solo los veganos – todas las personas deberían realizar decisiones nutricionales que favorezcan alimentos nutritivos. No es verdad que comer carne o productos animales asegure una buena alimentación. La única manera de asegurar una buena alimentación es a través de decisiones informadas y responsables.

Hacer la transición de una dieta omnívora al veganismo requiere de un nivel importante de conocimientos. Solo así, puede manejarse la transición de manera responsable. Es importante que la persona que hace la transición conozca qué alimentos le aportan proteínas, carbohidratos y fibra. Además, hace falta tener una idea clara respecto a micro-nutrientes, es decir, qué son las vitaminas y los minerales.  La persona que considera transicionar hacia una dieta vegana debe saber qué consecuencias negativas puede traer no elegir alimentos ricos en hierro, y otras posibles deficiencias.

Pero más allá de estas consideraciones, vale la pena destacar que elegir una dieta vegana no es difícil. Cada vez existe mayor información al respecto y más opciones  a nuestro alrededor. Las personas pueden educarse respecto a nutrición vegana con facilidad. Existen muchos documentales en línea que pueden ayudarte a entender los argumentos detrás de ésta decisión. Yo personalmente recomiendo Cowspiracy, Earthlings y Forks Over Knives como 3 documentales que, juntos, explican bastante bien el razonamiento y los justificantes detrás de la elección vegana.

En general, puede ser sencillo identificar las razones por las que tu hij@ está considerando el veganismo.  Las personas que comparten una honesta preocupación por el medio ambiente, la salud y el bienestar de las personas y los animales suelen ser exitosos en transicionar hacia una dieta vegana, y ésta es usualmente el inicio de toda una vida nueva y positiva. El mejor apoyo que los padres pueden ofrecer a sus hij@s adolescentes debe reforzar que el veganismo definitivamente no es solo una “dieta”. No es una fórmula para bajar de peso (aunque muchos veganos efectivamente bajan de peso al cambiar su manera de alimentarse). Es una elección que, si se realiza de forma informada y responsable, es positiva para la salud y el entorno de quien la toma.